2010

Presentacion Libro 2010
Presentacion Libro 2010

Haz Clic para aumentar la imagen

Los Mayos

Mayo 2006
Mayo 2006

 

Antiguamente, en nuestro pueblo, se celebraba la fiesta de “Los Mayos”.Esta era considerada una de las fiestas grandes del Villar.

Al igual que hablamos en el libro de fiestas del año pasado sobre “Las Enramadas”, la fiesta de “Los Mayos” también es muy conocida en toda la comarca de Segovia y, aún hoy, se sigue celebrando en muchos pueblos y ciudades de todo el mundo.

 

Esta fiesta se remonta a la época de los fenicios y los griegos y se realizaba los primeros días de Mayo para dar la bienvenida a la primavera y celebrar el cambio de estación.

La cristiandad le dio un nuevo significado a las fiestas del mes de Mayo ya que se considera el mes de la Virgen María y, en muchos pueblos, se acompaña de misas y cánticos en referencia a la Virgen. Además, todos los días de este mes, se iba a rezar el rosario y el último domingo de Mayo era la procesión de “Las Flores”.

 

La tradición en nuestro pueblo, que fue decayendo a partir de, más o menos, 1960, era que los mozos del Villar bajaban al Duratón y cortaban el árbol más alto que encontraran en el río iniciando así el rito de los Mayos y dando la bienvenida al mes de mayor vitalidad de la naturaleza.

 

Este árbol era despojado de sus ramas y de su corteza y era lijado para dejarlo lo más liso posible. Posteriormente y con la ayuda de los machos, era subido desde el río hasta plaza del pueblo (imaginaros el trabajo que requería) y con la utilización de palos y sogas se elevaba (o dicho de otra manera, “pingar El Mayo”), se clavaba en un hoyo y se sujetaba con piedras y arena. Este hoyo se situaba donde antes teníamos los columpios de la plaza y se reutilizaba año tras año (de un año a otro se llenaba de piedras para que fuera mas fácil cavarlo de nuevo).

En la parte superior del palo se colocaban rosquillas y otras golosinas de la época que podían ser cogidas por los niños o mayores con más habilidad y que fueran capaces de llegar al extremo del tronco, pero preguntando a Estefanía sobre este tema, me comentó que el poner rosquillas y dulces no era común en los tiempos de su juventud ya que la economía no era muy esplendida y, recuerda, ver amarradas ramas de pino o enebro que recogían los mozos del Villar en Sebulcor ya que el pinar del Pueblo todavía no existía,

en vez de dulces. La recompensa, en este caso, era la habilidad para llegar hasta arriba.

 

Mientras tanto, en la seguridad del suelo, la gente del pueblo y, como no, a ritmo de jota segoviana, disfrutaban de esta fiesta a base de vinillos, cánticos y baile amenizado por el tambor y la gaita de San Pedro de Gaillos “Los Tambores “, o bien, la de Francisquillo de Cantalejo que tocaba el tambor acompañado de su hijo tocando la gaita, dando ánimos a los que intentaran conquistar el Mayo. Además de los amenizadores habituales, también se recuerda a Zoilo con su gaita festejando las fiestas o al tío Petronilo y a Juanete (del tío Eustaquio) que eran contratados por los mozos del pueblo para alegrar aún más cada momento.

 

Tras la colocación del Mayo, los mozos iban pidiendo por las casas comida para juntarse después a merendar en la Taberna del tío Eduardo (situada camino de la plaza viniendo desde las Cuatro Calles), o bien, en la taberna del tío Lorenzo (situada en la plaza).

Una vez finalizada la fiesta, el tronco se quedaba colocado, hasta la llegada de Junio, que era cuando comenzaba la época de siega, teniendo durante todos los domingos de Mayo por las tardes bailes y festejos en la plaza del Villar.

 

Después de quitar el Mayo, este era subastado entre las personas que se encontraran en la plaza y, así, se daba fin a este mes de fiestas.

 

En El Villar esta tradición se ha perdido aunque no hace más de 5 años, pudimos disfrutar de la fiesta de los Mayos. Esta vez no hubo que cortar ningún tronco, ni realizar ningún hoyo pero se vio a la gente disfrutando como me imagino que lo hacían nuestros mayores y, esta vez, no hubo ni rosquillas ni ramas de enebro o pino sino jamones y chorizos (así es bastante mas fácil).

 

Estas Celebraciones aunque se hayan perdido no conviene olvidarlas porque son parte de nuestra historia y demuestran una vez más lo maravilloso que es NUESTRO PUEBLO y es que… “EL VILLAR es diferente” (como dice mi tío Emilio)

 

                                                                                                ¡VIVA EL VILLAR DE SOBREPEÑA !

Muchas gracias a Fidel y a Estefanía por toda la información.                                                                                                                                         Javier López Barrio

Villar de Sobrepeña "Segovia"

 

Actualizada a  19/11/2018

    

Comparte nuestra web:

Ultimas Noticias