De la caida del imperio romano a la reconquista

Con el declive y posterior caída del Imperio Romano llegan a Hispania pueblos germánicos como Suevos, Vándalos y los más evolucionados de todos ellos los Visigodos(1),  que  mantendrán parte de la cultura y sociedad romanas, constituyendo una dinastía monárquica que dominará la península hasta la llegada árabe(2).
El cañón del río Duratón ha llamado la atención del hombre, como ya hemos visto, desde el principio de los tiempos, no sólo por los beneficios que presenta, sino también por ese haz  sobrenatural que recorre cada uno de sus riscos, proporcionando el recogimiento necesario para acercar el alma  hacía un mundo  místico y religioso, que atrajo en esta época a una gran cantidad de anacoretas y sabios a su cauce. Cuevas como la de las brujas(3) , la del Gemen o la más conocida de todas , la de los Siete Altares(4)  sirvieron como cobijo  para sus estudios, mediciones...
Destacaron  entre estos sabios-eremitas Frutos(5) y sus hermanos Valentín y Engracia. Precisamente la subida a los altares del primero propició la creación del priorato del mismo nombre que unido a las ermitas de sus hermanos, el convento de la hoz y San Julián comprenden las construcciones(6) religiosas que se conocen alrededor del río Duratón.

Los reinos cristianos
en su avance hacia el sur y por motivos militares, se ven obligados a refortificar y repoblar las plazas reconquistadas(7) Para atraer a los colonos, los reyes cristianos conceden a poblaciones fronterizas una serie de privilegios económicos y sociales que quedan reflejados en los fueros de comunidad y villa, el fuero breve de Sepúlveda es el más antiguo escrito que se conoce (1076). En él quedan reflejados tanto los límites y aldeas que lo constituyen como el nombre de los infanzones dueños de la tierra.

                  
La provincia de Segovia fue repoblada con personas procedentes del norte de la península (astures, gallegos, vascos) que se agruparon, por lo general, en pequeñas aldeas (no más de cinco vecinos) muy cercanas entre sí, intentando aprovechar las tierras fértiles y los  manantiales de agua circundantes. En el Villar de Sobrepeña  se conserva en la memoria la creencia de una procedencia cántabra.
La toponimia actual de los pueblos segovianos procede de  esta época y en el término municipal del Villar de Sobrepeña hay  una buena cantidad de nombres que indican construcción (Las Casas, Casacaida, etc.). Tanto estos indicios como el recuerdo en la memoria  colectiva, dan crédito real a la existencia de una serie de aldeas anejas al Villar de Sobrepeña. Una de estas aldeas debió estar situada en la lastra casar (cerca de las escuelas), llamada "Casar de Sancho" y que probablemente se aprovecharía de agua del pozo cercano. Otra de ellas fue  "Casar de Don Rodrigo" (Casanrodrigo), nombre idéntico al de la senda que sale del Villar con dirección sureste y que estuvo situado muy cerca del linde con Consuegra. La tradición oral, no sólo recuerda la situación de estas dos aldeas, sino también de otras,  una en el lugar hoy llamado los palomares y otra  cerca del enebrón. Parece ser que todas estas pequeñas poblaciones tenían por costumbre ir a oír misa los domingos al Villar. En la entrada de la sacristía hay una inscripción fechada en el Siglo XVII, por lo que se puede pensar que con anterioridad, ya existía una edificación religiosa a modo de capilla o cripta en la actual Iglesia.

 

 

(1) Los visigodos era un pueblo federado de Roma. Eligieron Toledo como capital y se mantuvieron como reino hasta el S.VIII. Restos de su presencia se encuentran en el Barrio e incluso se cree que Sebúlcor fue en origen un enterramiento visigodo.
(2) Tras la batalla de Guadalete ( 711) penetraron en Hispania y se mantuvieron en ella hasta la caída de Granada ( 1492).
(3) Una creencia villariega sostiene que la bifurcación derecha de esta cueva llega hasta el Enebrón.
(4) Esta cueva guarda en su interior pequeñas hornacinas a modo de altares que se cree son visigodas aunque varios autores las han relacionado con el Neolítico y sus totems.
(5) Patrón de Segovia, se erigió el priorato de su nombre en el lugar en el que obró el milagro de la cuchillada, por cesión de Alfonso VI  a los benedictinos de Silos en 1076.
(6) Seguramente no fueran las únicas y como ejemplo sirve el recuerdo de una ermita de paredes blancas dedicada a la Virgen de la Calleja, pasado Molinilla.
(7) Sepúlveda, Cuéllar o Segovia entre otras plazas fueron repobladas por mediación condal (Fernán González y Asur Fernández). Pero no existiría una verdadera repoblación hasta el reinado de Alfonso V

 

-->Siglos XV al XIIII.

Villar de Sobrepeña "Segovia"

 

Actualizada a  19/11/2018

    

Comparte nuestra web:

Ultimas Noticias